D. O.P. Montilla-Moriles

La  Denominación de Origen Protegida Montilla-Moriles es un ente que tiene como misión y objetivos regularizar y normalizar la actuación de los agentes adscritos en dicha denominación, además también son los responsables de representar los intereses económicos y sociales de los mismos, como también de controlar la calidad y garantizar el origen de los productos amparados en esta Denominación de Origen.

El marco de producción de la Denominación de Origen Protegida Montilla-Moriles se extiende por buena parte del sur de la provincia de Córdoba. Los ríos Genil y Guadajoz limitan sus fronteras oriental y occidental, en tanto que el Guadalquivir, al norte, y las sierras de la Subbética, al sur, delimitan su contorno. No todos los terrenos comprendidos dentro de estos límites se consideran aptos para la producción de uva destinada a la elaboración de los vinos Montilla-Moriles. El criterio selectivo es claro y entre los tipos de suelo idóneos para que la vid dé sus mejores frutos, se encuentran los terrenos donde se enclava Bodegas La Aurora.

Dentro de la Zona de Producción se distingue la Subzona de Calidad Superior, constituida por terrenos delimitados y seleccionados por sus especiales cualidades edafológicas. Las producciones máximas por hectárea quedan fijadas reglamentariamente en 80 hectolitros en la Zona de producción y 60 hectolitros en la Subzona de Calidad Superior.

El clima de Montilla-Moriles es básicamente Mediterráneo pero con cierto carácter Continental dada su altitud y su situación en el interior. Los rigores estivales aceleran la maduración de la uva, de modo que la vendimia de la D.O.P. Montilla-Moriles se convierte en la primera en iniciarse en España.

El nombre de Montilla, como aglutinador y representante de una comarca productora de vinos singulares, se fue imponiendo a partir de mediados del siglo XIX. Prueba de ello es la participación de vinos en concursos internacionales, elaborados en otras localidades de la denominación de origen actual, bajo el nombre genérico Montilla.

El de Moriles cobra pujanza a partir de 1912, cuando se cambió Zapateros, nombre antiguo de la localidad, por el actual. Sin embargo, sí eran muy conocidos y apreciados sus pagos vitícolas que, a la postre, quedaron unidos para siempre con el gentilicio.

La denominación completa, tal cual es hoy, empezó a sonar a partir de 1891, con motivo de celebrarse el Arreglo de Madrid, revisado en Washington en 1911 y ratificado en La Haya en 1925. Pero, es el Estatuto de la Viña y el Vino de 1932 el que ampara legalmente los nombres de estas dos localidades para que puedan ser usados en exclusiva por los elaboradores y criadores de vino de los pueblos ubicados en su zona de producción y crianza.

Gracias a su singular ubicación, Bodegas La Aurora posee en sus vinos la mejor calidad y exquisitez gracias al tipo de uva y a los métodos de última generación que utiliza para la elaboración de sus vinos. La mayor parte de la información referida a la D.O.P. Montilla-Moriles a sido recopilada a través de su página web.