Lo que China jamás podrá copiar

11, mayo | Vinos - Opinión | Sin comentarios

carrito de la compra

¡Hola! Debido a los comentarios que ha sufrido en Facebook esta noticia, he querido ahondar un poco en el tema y dar mi opinión personal al respecto.

El titular quizás te haya llamado la atención, “Lo que China jamás podrá copiar” y pensarás, ¿qué será eso que no podrá copiar este gran país experto en este tema y sin leyes que lo prohíban?

Lo que China jamás podrá copiar

Supongo que si son capaces de copiar, Smartphones de alta gama, coches y hasta ciudades enteras con una exactitud casi perfecta, deberíamos estar asustad@s.

Siendo este un blog en el que se habla sobre el vino, el aceite y el vinagre y todo lo que los rodea, estoy completamente seguro que China no podrá copiar el sabor de nuestros productos o por lo menos, no de forma natural.

La noticia a la que hago referencia al principio, hace especial hincapié a que China se convierte en el segundo país por detrás de nosotr@s, España, en tener más superficie cultivada de viña.

¿Y? Es solamente un dato, China podrá plantar mucha tierra de viña, pero nunca tendrá nuestra tierra, nuestro clima y nuestra gente, para producir un vino como el que hacemos aquí.

 

Nuestra tierra marca la primera diferencia

Lo que China jamás podrá copiar

No me considero experto en vinos, pero tengo unos conocimientos básicos que me obligan a decir que la gran mayoría de los sabores que nuestro vino ofrece los obtiene de nuestra tierra.

Las albarizas tan características de nuestra Denominación de Origen Protegida Montilla-Moriles, son únicas y las grandes culpables de que nuestros vinos tengan ese olor, ese color, ese sabor y esa textura tan particular.

 

Nuestro clima privilegiado

Nuestro clima seco, caluroso y sin humedad, es el idóneo para que la reina de nuestra Denominación, la Pedro Ximénez, madure y llegue a nuestra bodega en su punto óptimo.

Ni tan siquiera nuestros vecinos más cercanos de Jerez, tienen la suerte de tener un clima como el que predomina aquí.

 

Nuestra gente es la elegida

Aunque pienses que cualquiera puede hacer algo si se lo propone, discrepo con ciertos matices sobre este tema.

Estoy de acuerdo en que si alguien se propone algo, lo puede conseguir pero, sin obtener los mismos resultados que otro.

Con esto quiero decir que nuestras viñas son criadas por personas que llevan realizando esta labor muchos años, la mayoría ha nacido con ellas y saben qué necesidad tiene su planta en cada momento, esto se traduce en un toque de distinción para nuestro vino.

Tenemos que sentirnos orgullos@s de que quieran hacernos sombra, de que se quieran parecer a nosotr@s, ya que esto quiere decir que lo estamos haciendo genial y nuestro producto es fantástico.

Todas estas diferencias que he señalado antes, hacen que nuestro vino sea DISTINTO a todos los demás.

No tenemos competencia alguna porque nuestro vino es DIFERENTE a todos y ningún país o zona, reúne las cualidades que nosotr@s tenemos para llegar a la altura de nuestros vinos.

Debemos defender nuestro vino, consumirlo y pedirlo cada vez que queramos beber vino en un restaurante o bar.

No sé si tú piensas como yo, pero estaría encantado de saber tu opinión, y me la puedes dar a través de los comentarios.

Espero que el artículo te haya gustado y espero verte de nuevo, dentro de dos semanas. ¡Un saludo!

 

Por Rafael Espejo.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha